Comunicados de AGR-Clarin ante el despido de 300 trabajadores

Responder
Avatar de Usuario
ignatius
Mensajes: 1275
Registrado: 21 May 2007, 19:47
Ubicación: Capital Federal, Argentina
Contactar:

Comunicados de AGR-Clarin ante el despido de 300 trabajadores

Mensaje por ignatius » 19 Ene 2017, 12:30

Como Clarín no informa nada y para que no desaparezcan los comunicados que publicó AGR en su página los dejo acá:

Comunicado Hora 7:00
Artes Gráficas Rioplatense reestructura sus actividades

Debido a la fuerte reconfiguración que atraviesa el sector de la impresión comercial, fenómeno
global del que no escapa la Argentina, el complejo gráfico industrial Artes Gráficas Rioplatense
(AGR) se ve en la necesidad de reestructurar sus actividades, enfocándose en sus segmentos de
impresiones digitales variables, distribución y logística, y discontinuando una parte de su sector de
impresiones masivas.

Es de público conocimiento que el mercado de impresiones comerciales masivas está en crisis a
nivel mundial por la adopción de las nuevas tecnologías, el cambio en las estrategias de marketing
y las modificaciones en las conductas de los consumidores. Por ello, a partir del día de la fecha
dejará de funcionar uno de los talleres gráficos de AGR, el del barrio de Pompeya, que atiende ese
segmento de impresiones. En ese taller se imprimieron por años guías telefónicas y catálogos
comerciales, hoy productos prácticamente discontinuados.

Se trata de una decisión que AGR no hubiera querido tomar pero que resulta necesaria para no
comprometer la viabilidad de todo el resto de su conglomerado industrial. El taller de Pompeya de
AGR no es una excepción en cuanto a los efectos de la crisis: dos de las cuatro empresas gráficas
más importantes del país terminaron cerrando sus puertas en forma definitiva en 2014 y 2015:
Quebecor y RR Donnelley. Y la tercera acaba de cambiar de manos por falta de perspectivas.

Existen varios sectores industriales que han logrado atenuar dificultades económicas o cambios en
la tecnología con acuerdos gremiales–empresarios que posibiliten un horizonte de futuro para las
empresas. Incluso ha habido ejemplos en el propio sector gráfico. Pero en la planta de Pompeya
desgraciadamente ello no ha sido posible.

AGR intentó infructuosamente, durante los últimos años, explorar caminos que permitieran
atenuar los efectos de la caída en la impresión comercial masiva y preservar, aunque sea
parcialmente, la sustentabilidad del taller de Pompeya. Pero lamentablemente el enorme desafío
que implicaba este cambio en la industria (hoy orientada a la impresión segmentada,
personalizada y distribuida) no fue acompañado por la comisión interna de delegados de ese
establecimiento, que rechazó sistemáticamente todas las propuestas realizadas. Esto hizo cada
año más complicada la situación económica del taller, al punto de llevar cuatro años consecutivos
de pérdidas crecientes.

La negativa a discutir alternativas para mantener abierto el taller se reflejó, entre otras
situaciones, en: i) el rechazo total a un plan de retiros voluntarios que permitiera adecuar el
tamaño del taller a las nuevas demandas; ii) la negativa a que los operarios pudieran ser
reasignados a un sector o máquina diferente, por lo que muchos días quedaban máquinas sin
funcionar u operarios que cobraban sin realizar tarea alguna; iii) el bloqueo al redimensionamiento
del sector de pre-prensa, hoy prácticamente sin actividad debido a la digitalización; iv) el rechazo a
la realización de trabajos de impresión por “solidaridad gremial”, al provenir de talleres que
habían cerrado sus puertas; v) el rechazo al desmonte de máquinas en desuso y la venta de
máquinas improductivas, como forma de reducción de pérdidas; vi) la traba de la operatoria diaria
a través de reclamos artificiales, medidas de acción directa y quites de colaboración, a pesar de
que la planta siempre pagó los mejores salarios del sector, respetando todas las condiciones
establecidas en la paritaria y el convenio colectivo de trabajo.

Pese a esta enorme frustración, en paralelo AGR viene encarando un proceso de fuerte
reconversión para responder a las nuevas demandas del mercado gráfico. La compañía ha
realizado importantes inversiones para modernizar su estructura tecnológica y su equipamiento y
adaptarlos a las nuevas tendencias, que hoy se enfocan en rubros como la impresión digital, la
impresión variable y los servicios integrados con distribución y logística. De hecho, estas
actividades ya involucran a la mayor parte de nuestro conglomerado industrial, y se vienen
realizando en otras instalaciones, más acordes con las nuevas tecnologías.

La totalidad del complejo industrial de AGR involucra a 780 personas. El cierre del taller de
Pompeya es una decisión que apunta a preservar la viabilidad de ese complejo industrial y la
mayoría de sus puestos de trabajo, permitiéndole enfocarse en aquellas actividades que le
aseguren un modelo de sustentabilidad a futuro.
Buenos Aires, 16 de enero de 2017. – 07:00 AM
16 de enero de 2017, 14 horas

AGR: TOMA DEL TALLER DE POMPEYA

En la mañana de hoy un grupo de aproximadamente 40 personas ingresó con violencia a
la sede de uno de los talleres gráficos pertenecientes al complejo industrial de Artes
Gráficas Rioplatense. Entre las mismas hay activistas que nunca trabajaron en la
empresa.

Estas personas ingresaron por la fuerza, dañando puertas de ingreso, ventanas, muebles
y cámaras de seguridad, desalojando con agresiones al personal que se encontraba en la
planta.

La toma del taller y los actos de violencia registrados han sido motivo de denuncias ante
la justicia penal.

AGR ha iniciado un proceso de reestructuración de sus actividades, a partir de la
profunda crisis que atraviesa el sector de las impresiones comerciales masivas.

AGR se focalizará en sus sectores de impresiones digitales variables y distribución y
logística, discontinuando la operación del taller de Pompeya, que registra cuatro años
de pérdidas crecientes y una caída de aproximadamente el 70% de su producción. Allí se
imprimían productos actualmente discontinuados por el cambio tecnológico y de
consumo, como guías telefónicas y catálogos comerciales. De hecho tres de las cuatro
empresas comparables que se dedicaban a esto en el país han cerrado sus puertas.

AGR intentó de todas las maneras posibles no llegar a esta situación y adecuar el taller a
las nuevas condiciones de mercado. Pero todas las propuestas fueron sistemáticamente
rechazadas por la comisión interna. Para evitar despidos, la empresa propuso
implementar un plan de retiros voluntarios que fue rechazado de plano por los
delegados. También se negaron a discutir otras medidas para reducir las pérdidas, como
realizar tareas en diferentes máquinas o disponer la venta de activos ociosos. Hasta se
negaron a imprimir nuevos trabajos que hubieran traído alivio al taller, aduciendo
solidaridad gremial. Y trabaron la operatoria diaria con medidas de acción directa y
quites de colaboración, a pesar de que la planta siempre pagó los mejores salarios del
sector.

AGR rechaza cualquier acto de violencia y reitera que esta decisión, difícil, apunta a
preservar la viabilidad del resto del complejo industrial de AGR.

Avatar de Usuario
ignatius
Mensajes: 1275
Registrado: 21 May 2007, 19:47
Ubicación: Capital Federal, Argentina
Contactar:

Re: Nota borrada por La Nacion

Mensaje por ignatius » 19 Ene 2017, 19:38

Se puede ver aún en el caché de Google: http://webcache.googleusercontent.com/s ... clnk&gl=ar, también se lo encuentra en http://web.archive.org/web/201701190602 ... -de-clarin

El texto dice:
Conflicto por el cierre de una planta de Clarín

No hubo acuerdo y los talleres siguen tomados

El conflicto gremial por el cierre de la planta impresora de la empresa Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), del Grupo Clarín, continuó ayer: no hubo avances en las negociaciones y los talleres, ubicados en Pompeya, permanecen tomados por los trabajadores.

AGR asegura que decidió el cierre por la situación crítica que atraviesa la actividad y después de años de negociar alternativas que fueron "sistemáticamente rechazadas" por la comisión gremial interna. Por la medida, unas 300 personas podrían quedar sin empleo. En cambio, los trabajadores denuncian que "los despidos son ilegales" y prometen resistir.

También hay diferencias en torno a la cantidad de personas afectadas: según los delegados son 380 y para la empresa, 270.

Los despedidos marcharán hoy desde el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo. Reclaman que el ministro Jorge Triaca dicte la conciliación obligatoria y que incluya su reincorporación y la reanudación de la actividad en el taller, donde se imprimían guías telefónicas, revistas y catálogos comerciales.

La movilización coincidirá con un paro de la Federación Gráfica Bonaerense.

El abogado de AGR, Matías Fredriks, dijo a LA NACION que en los últimos cuatro años se exploraron alternativas para evitar despidos como retiros voluntarios y transferencias, pero que los trabajadores las rechazaron. "La respuesta dogmática siempre fue no querer negociar", precisó Fredriks, que cifró las pérdidas de la empresa el año pasado en 100 millones de pesos.

Para la comisión interna, el cierre es "fraudulento". Rechazan los despidos porque se concretaron sin convocar un procedimiento preventivo de crisis, instancia contemplada en la ley nacional 24.013.

"Vamos a seguir aquí, preservando nuestra fuente de trabajo hasta que el ministerio nos dé una respuesta", dijo el secretario general de la comisión interna de AGR, Pablo Viñas.

Responder